Otros dos libros japoneses protagonizados por felinos

Sí, esto es una entrada secuela. Porque ya os conté que Japón adora a los gatos y sus escritores más, y en esa entrada hablamos de “El gato que venía del cielo” de Takashi Hiraide, el irreverente “yo, el gato” de Soseki y “La Gata Shozo y sus dos mujeres” de Tanizaki…

Este año  han publicado en castellano otros  dos libros japoneses con gatos en primer plano. Y los he devorado porque me encanta que como el gato de Soseki, ambos tengan voz, literalmente.

SI LOS GATOS DESAPARECIERAN DEL MUNDO  – KAWAMURA

Un demonio, burlón, con la mayor colección posible de camisas hawaianas, viene a comunicarte que te mueres. Si, ya, así, tan joven. Pero trae una oferta. Te regalará un día más de vida, y a cambio eliminará algo de la tierra, una cosa por cada día.

Así comienza la historia, con un planteamiento un tanto naive y un diablo guasón, pero poco a poco el libro te va a llevando a su terreno. Entre nota y nota de humor, acabas encontrándote  en medio de una reflexión entre lo que es prescindible y lo que no. Un recorrido por la soledad del personaje, un cartero que vive solo con su gato, Col, y que intenta recuperar las relaciones personales que ha ido perdiendo o descuidando.  Y quizás Col tenga la clave de que era lo importante.

Este libro fue llevado al cine en 2016, yo siempre prefiero leer el libro antes de ver la película, y esa aun la tengo en pendientes, así que poco os puedo contar de ella. Si alguien la ha visto que me cuente ..

 

VIDA DE GATO

Ya incluí este libro en mi lista de 11 autoras japonesas pero esta novela me gusta tanto que se merece una reseña mucho más profunda.

Partiendo de mucho puntos comunes con el libro anterior, en este prima la ternura y la ironía. Satori recoge a un gato callejero, pero cinco años después  tiene que empezar un viaje para encontrarle un nuevo hogar a Nana. El viaje resulta un repaso de las diferente relaciones y amistades de su vida, que se presentan como candidatos a cuidar a Nana. Aunque este libro podría estar impregnado de la soledad del anterior, es todo lo contrario. Satori ha tenido una vida dura pero está conforme con sus decisiones y sus relaciones. Casi se podría definir como una “roadmovie” con gato en el asiento del copiloto, que además es el narrador. En este recorrido de distintos lugares de japón entrelazados con diferentes momentos vitales, Nana no es un símbolo de acciones pasadas, ni un recuerdo. Nana es un autentico compañero, un personaje más y parte importante de la vida de Satoru. Una más de esas relaciones personales que va repasando. Solo decir, que no lloraba tanto desde que J.K Rolling mató a Dumbledore

Aunque los dos me han gustado bastante y si los gatos desaparecieran del mundo merece la pena leerlo, me quedo con el segundo de lejos., y no solo porque Nana sea clavadito a mi gatita Washi.

M. Clover

Este blog no secuestra fotos en contra de su voluntad. Soy la autora de cualquier imagen que encuentres en él . En el caso de que la foto no sea mía, contará  con el permiso del autor (o con una licencia creative commons) y estará enlazada con su origen y referenciado su autor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s